NOTÍCIAS

05/03/2002 - Argentina : protesta

Arrancó el paro lechero y las empresas subieron los precios

Arrancó el paro lechero y las empresas subieron los precios

Los productores bloquearon la salida de productos lácteos en 3 provincias. Las empresas amenazaron con no recibir más leche. Y aumentaron el precio de los productos del 11 al 30%.

Matías Longoni. DE LA REDACCION DE CLARIN

La pelea por el precio de la leche ingresó ayer en una espiral peligrosa. Los productores cumplieron con su promesa de bloquear la salida de productos elaborados de decenas de fábricas lácteas de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe. Los industriales rechazaron una mediación del Gobierno, amenazaron con dejar de recibir leche fresca y aumentaron sus precios hasta un 30%. Y los supermercados comenzaron a trasladar esa suba, que impactará de lleno en el consumidor.

Anoche fracasó un nuevo intento del Gobierno para lograr un acuerdo entre los tamberos y las grandes empresas del sector lácteo. El ministro de la Producción, José Ignacio de Mendiguren, capitaneó personalmente las negociaciones, primero con industriales y luego con productores. Ningún sector quiso ceder. Y así, se hizo más fuerte la amenaza de que se produzca un desabastecimiento de leche y sus derivados en pocos días más.

La cuenta regresiva durará un total de 72 horas, de las que ya transcurrieron 24. Como habían prometido, a primera hora de ayer los tamberos montaron un cerco alrededor de 70 plantas elaboradoras ubicadas en las diferentes cuencas lecheras. La estrategia —impedir pacíficamente la salida de los camiones hacia los centros de consumo— dio resultado: casi no hubo movimiento y hoy pueden comenzar a notarse las dificultades en el aprovisionamiento de lácteos hacia los comercios.

"La protesta es un éxito total", dijeron los ruralistas de CARBAP (Confederación de Buenos Aires y La Pampa), que contabilizaban un millar de productores devenidos en piqueteros en Buenos Aires, y casi 1.500 más repartidos entre Córdoba y Santa Fe. A ellos se sumaron los entrerrianos, que donaron su producción diaria en las puertas de un supermercado. Y los santiagueños, que —a falta de plantas en su terruño— en buen número se trasladaban anoche para apuntalar la protesta en las provincias vecinas.

El reclamo de los tamberos es que se recomponga su participación en el precio final de la leche, que históricamente fue del 30/35% y en los últimos 3 años cayó a apenas 15% (ver infografía de página 11). Hoy los productores cobran entre 8 y 14 centavos por litro entregado a las usinas. Ahora piden un mínimo de 24 centavos.

"A pesar de haber aumentado el precio al público, las empresas lácteas han disminuido la paga al productor. Alguien, entre la industria y el comercio, ha estado incrementando su participación", explicó la Sociedad Rural de Rafaela. El conflicto, así, no se limita a una empresa en particular sino a todo el sector. Por eso amanecieron con piquetes fábricas de La Serenísima, SanCor, Milkaut y Parmalat, entre otras.

Pese al cerco, en su reunión con De Mendiguren los representantes del Centro de la Industria Lechera (CIL) no se mostraron permeables a cambiar su posición: dijeron que las empresas "no tienen margen" para aumentar sus pagos al productor. Desde la semana pasada, las lácteas han aumentado sus productos cerca del 20%. Y ayer, gran parte de esa suba comenzó a trasladarse a nivel consumidor (ver Aumentos...).

Los industriales también rechazaron la posible imposición de un precio mínimo por parte del Estado. La semana pasada, la Secretaría de Agricultura anticipó en un comunicado que ese precio de referencia iría de 16 a 20 centavos por litro, según la calidad de la leche. Pero, en realidad, hasta ahora no dictó ninguna resolución.

En este contexto, el ministro de la Producción tampoco logró anoche convencer a los tamberos de levantar la protesta, que en principio durará hasta el miércoles, aunque en algunas zonas ya se hablaba de extenderla "por tiempo indeterminado". En muchos casos, quienes lideran la protesta son grupos "autoconvocados", que no responden a las entidades tradicionales del sector agropecuario.

Manuel Cabanellas, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), pidió una definición oficial a favor de los productores en el corto plazo. "Venimos de tres años de maniobras dilatorias. Todos tienen una gran disposición pero no hacen nada y el productor sigue trabajan do a pérdida", dijo el dirigente tras la reunión con De Mendiguren.

Frente al ministro, según fuentes confiables, los industriales también redoblaron su apuesta ante los productores. Y amenazaron con dejar de recibir leche fluida en caso de que se siga impidiendo la salida de sus productos hacia el circuito comercial. Esta pulseada podría degenerar rápidamente en una situación patética: derrame de la leche porque los tambos no tienen capacidad para conservarla por más de 24 horas.

Las vacas deben ordeñarse permanentemente y, en ese caso, podrían perderse más de 20 millones de litros diarios


Piquetes de los tamberos cordobeses en las fábricas

Fabián García. CORRESPONSAL en CORDOBA.

En Córdoba hubo ayer 15 piquetes de tamberos. Algunos en las entradas de las usinas lácteas de las fábricas y otros, móviles, en las rutas 9 y 158. Resultado: ayer ni un solo camión con productos elaborados pudo llegar a los centros de consumo. Pero no hubo incidentes.

Uno de los coordinadores de los tamberos, Jorge Videla, le dijo a Clarín que "está en la voluntad de los tamberos seguir hasta las últimas consecuencias". Amenazan con extender el bloqueo más de las 72 horas. El reclamo de los tamberos autoconvocados juega por fuera de las estructuras gremiales del campo y se parece a la protesta de los camioneros de hace dos años.

Un promedio de 70 a 100 tamberos ocupan cada turno de los piquetes en las puertas de las fábricas. Otros están con sus camionetas, en las que interceptan a los camiones que no quieren detenerse.

Ayer se agregó a los piquetes un componente adicional: gente de barrios pobres se acercó con bidones y botellas a buscar leche. "Se las damos con la recomendación de que la hiervan, porque si no, no se puede tomar", relató Videla.

Ayer, los productores entregaron leche a instituciones en Canals —350 kilómetros al sureste de esta capital— y hoy intentarán repetir el donativo en el centro de la cuenca lechera cordobesa: Villa María.

En el 2001 desaparecieron a razón de tres tamberos por día. Ahora quedan en pie unos 5 mil tambos.

"Ser productor lechero viene de familia. Hace 40 años que trabajo en la producción de leche. Lo llevo en la sangre, es un modo de vida y por eso estamos defendiendo esto con mucha fuerza". Omar Cusier tiene 56 años y dos campos que suman 444 hectáreas. Es propietario de 300 cabezas de ganado en ordeñe. Produce, todos los días, 5.500 litros de leche.



Futuro corto

El abuelo de Cusier era francés y se radicó a 20 kilómetros de Villa María 60 años atrás. La familia sigue ahí. Cusier tiene tres hijos. Uno de los varones trabaja con él. Una hija y el otro hijo estudian.

"Mi padre me dijo cuando me enseñó a ordeñar, que este iba a ser mi futuro. Yo no le puedo decir lo mismo a mis hijos, aunque ellos hayan aprendido lo mismo que aprendí. El futuro nuestro es muy corto, la lechería se hace inviable", explica.

"Con el tiempo, la producción se ha vuelto excepcional, de muy buena calidad y con frío, es leche de exportación. La industria nos aceleró y después nos puso el freno. Nos desubican y no sabemos cómo manejarnos. Esto no se puede cambiar de un mes para otro", reflexionó Cusier


LA CRISIS: PROTESTA EN ENTRE RIOS

Reparto gratuito de leche

Oscar Londero. CORRESPONSAL en PARANA

Un grupo de tamberos distribuyó ayer leche procesada frente a las puertas de la sucursal de un hipermercado en Paraná, expresando así su desacuerdo con el precio en tranquera dispuesto por el Gobierno.

La noticia del reparto provocó que una multitud se agolpara en inmediaciones del local de Coto, formándose una cola de 2 cuadras. Gran cantidad de mujeres y chicos se acercaran con botellas plásticas, bidones y jarras a buscar leche. La distribución se inició con 10 tachos de aluminio. Pero se terminaron en minutos, por lo que debió traerse un camión cisterna de la Cooperativa Tambera Paraná (Cotapa).

"Nuestra situación es terminal y con riesgo de desaparición", aseguró Juan Echeverría, un productor que estuvo en el reparto frente al Coto. Para confirmarlo recordó otro acto semejante, efectuado en octubre del 2001 en el Túnel Subfluvial, que une Paraná con Santa Fe.

"En aquel entonces vendíamos la leche al mismo precio que ahora, con la diferencia que teníamos la paridad y nuestros costos de producción estaban regulados por eso", aseguró a Clarín.

Integrante de la Cooperativa Campo Unido, de Hernandarias, Echeverría está en la actividad desde 1978. "Mi tambo está bastante reducido, como le pasa a la mayoría, pero sigo trabajando con la cooperativa, que produce 7.000 litros", explicó.

Dijo que "era raro" eso de estar en la calle y no en el campo. "Lo lógico sería que cada uno de nosotros estuviera disputando con la tierra y con las vacas cómo conseguimos un litro más de leche en vez de discutir con los gobiernos que nos llevaron a esta terrible situación". Y consideró insuficiente el precio mínimo, "porque los costos del sector se incrementaron un 65% a raíz del dólar libre", concluyó


LA CRISIS: PRODUCTORES SANTAFESINOS

Cercaron 50 usinas lácteas Salvador Sales.

CORRESPONSAL en SANTA FE

Los productores tamberos santafesinos iniciaron ayer la primera de tres jornadas de protesta en procura de un aumento en el precio de la leche, bloqueando la salida de 50 usinas lácteas en 40 pueblos de la provincia.

La medida se cumple sin incidentes y los productores permitieron el ingreso a las fábricas de 5,5 millones de litros de leche que se producen por día para su procesamiento, pero no dejaron salir productos elaborados de las plantas.

La protesta se cumple en turnos rotativos de 8 horas y los tamberos colocaron sus maquinarias agrícolas, tractores y vehículos en las salidas de las plantas. También se adhirieron los gremios de los camioneros y transportistas.

Para el subsecretario de Agricultura de Santa Fe, Oscar Alloatti, "el bloqueo de los tamberos es por la falta de un precio sostén de la leche. Pero en la provincia se trabaja en una serie de elementos para superar la crisis. Por ejemplo, se está negociando para que a fin de febrero el precio alcance a los 18 centavos por litro".

El funcionario dijo que no hay desabastecimiento, pero alertó sobre la capacidad de almacenamiento de las fábricas, que podrían colmarse en breve tiempo.

La Federación de Centros Tamberos (Fecet) de Santa Fe, sostuvo que los productores insisten en solicitar 21 centavos por litro para febrero y 24 para marzo y que los precios se ajusten en base a la inflación.

Para Carlos Chiavassa, un contador de 55 años, casado, padre de 4 hijos y nieto de uno de los primeros productores de leche de la localidad de Carlos Pellegrini, "hoy el sector vive su peor momento y de persistir nos llevará a la quiebra".

Chiavassa tiene un tambo con 600 vacas en ordeñe y produce 12.500 litros de leche por día. "Hoy le estoy entregando la leche a fason, porque todavía Milkaut no pagó la leche de diciembre del 2001 y la de enero de este año. Es insostenible", le contó a Clarín.

El tambero es también integrante de la Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe. La entidad reclama un precio de acuerdo al valor de los productos en góndola. Además, presiona para que el pago de las cooperativas a los productores sea a 30 días y que se termine con la fijación de precios por parte de la industria.

Chiavassa se quejó que desde hace 3 años produce por debajo de los costos


Fracasó la gestión del Gobierno para lograr concesiones de la industriaLos empresarios afirmaron que no pueden pagar 20 centavos por litro de lechePodría haber nuevas subas de precios para los lácteos en la góndola

Los productores agropecuarios considerarían extender la protesta más allá de mañana

En un punto muerto. Las negociaciones que ayer promovió el Gobierno para alcanzar un acuerdo entre la industria láctea y la producción lechera fueron infructuosas. Primero, el ministro de la Producción, José Ignacio de Mendiguren, recibió del Centro de la Industria Lechera (CIL) una dura crítica respecto de la fijación por parte del Estado de un precio de 20 centavos por litro de leche a puerta de tambo y la amenaza de que los lácteos sufrirían nuevos aumentos para el consumidor.

El presidente del CIL, Ricardo James, habría alegado durante el encuentro con De Mendiguren que las empresas hoy no pueden pagar los 20 centavos que exige el Gobierno y, mucho menos, los 24 que reclaman los tamberos. Una fuente que estuvo presente en el encuentro dentro del Ministerio de la Producción comentó que la reunión se desarrolló en un clima de alto voltaje. Tanto es así que en algún pasaje De Mendiguren le reprochó a James, por la intransigencia de la industria láctea para llegar a un entendimiento. "El tema de la leche ya es un commoditie político", sostuvo el representante de una de las empresas lácteas más grandes del país frente a las dimensiones del tema. Algunos empresarios estuvieron la semana última muy cerca de llegar a un acuerdo con los productores, aunque ahora esa posibilidad parece diluirse.

Sin desabastecimiento

En cuanto al posible desabastecimiento de leche, el subsecretario de Política Agropecuaria y Alimentos, Roberto Domenech, señaló que era improbable, dado que la Argentina produce 1,5 millón de litros anuales como excedente. Sin embargo, el funcionario, que participó de las reuniones, admitió que los valores de los productos lácteos probablemente sufran incrementos.

Luego de la visita de los industriales lecheros, De Mendiguren mantuvo un encuentro con las entidades agropecuarias. El mensaje del titular de la cartera de la Producción para con las entidades del campo, a propósito de la posición adoptada por los industriales, fue magro.

Por su parte, los productores anunciaron que si las negociaciones no tendían a aumentar del 14% al 30% su participación en el precio final de los productos lácteos, la protesta tambera, que supuestamente finalizará mañana, podría continuar. "Si no entienden que hay que integrar la cadena comercial, los funcionarios están de más", fustigó ayer el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Manuel Cabanellas.

En los supermercados

En tanto, un recorrido de LA NACION por diferentes supermercados mostró que los valores de la leche aumentaron unos 10 centavos, aunque aún no se nota ninguna escasez. La reacción de los clientes era dispar. Algunos, como es el caso de Sofía Pizzo, que habitualmente compra en el Coto de la calle Brasil, 1 o 2 litros de leche se modificaron por una cantidad de 6 litros. En cambio, Jorge Pérez prefirió no adquirir más de lo justo: "Si llega a faltar usaré leche en polvo", dijo.

En el Carrefour de Avellaneda, Elvira Díaz acopiaba tres envases en su carrito. Admitió que le hubiese gustado llevarse más, ya que teme la escasez, pero confiesa: "No tengo plata para darme ese lujo", explicó.(©La Nación)